04 abril 2006

Variación musical.


El cartel lo anuncia, a las diez en punto, en el Sunset de la rue Lefebvre. Desde el hotel, bajar la calle hasta la parada del tranvía y veinte minutos de suave traqueteo. Chet disfraza la mirada ida del crack, aferra el maletín de su Stradivarius -el mejor modelo de trompeta fabricado por Bach hasta la fecha- y dibuja una semifusa en el vaho que deja su aliento de Château Petrus, -le pagan bien los conciertos a pesar de las últimas escenas esperpénticas en el escenario.

Se baja antes del parque para recorrer los metros que le quedan fumando, saliva la punta del cigarro y espolvorea encima un poco de coca con el fin de equilibrar los bioritmos.

El portalón del convento de Saint Jacques se abre a unos pasos y del patio salen las novicias, en fila disciplinaria tras la hermana Marie-Anne, con el hábito ceñido al cuerpo y el rosario de penitencias ahogando el pecho.

Chet piensa que éstas no son como las chicas del club, siempre dispuestas, sobadas, sucias.

La piel de novicia es dulce y suave, santa, inmaculada si no fuera por las huellas del cilicio, conoce el placer del dolor; los pechos secos de leche, rebosantes de maná bíblico.

Calmó su sed con tres johnnys entre improvisación e improvisación: la trompeta sonaba a teta de novicia mordida con ganas, a bulto duro bajo el pantalón.

(Imágen de Klein)




Powered by Castpost

13 Comments:

Blogger coco said...

Pues sí que debía ganarse bien la vida, con ese pedazo de instrumento (me refería a la trompeta, por supuesto).

Se me ha hacho cortito ;)

Petons i arrumacus.

abril 05, 2006 5:09 p. m.  
Blogger Julio Suárez Anturi said...

Queda, entonces, planteado el tema con el sabor de la trompeta. Aguardo en qué para esto. Abrazo.

abril 06, 2006 4:08 a. m.  
Blogger slesnor said...

coco... recomiendo a Chet (Baker), el 2º mejor trompetista de la historia del jazz ;P En cuanto a lo de cortito, creo que textos muchos más largos aburrirían al personal; de todas formas este me quedó un poco escueto, la verdad (jejejejejeej) Bicos e apertas

Julio... tengo una historia en mente, la trompeta es una "introducción" ;) un abrazo y gracias por la visita.

abril 06, 2006 10:58 a. m.  
Blogger Juankar said...

Es curioso lo lejos que queda Chet de las monjas ceñidas. Sólo las toca a través de su trompeta y de su bulto al aire....y aún así las ve dulces, suaves, santas, inmaculadas... Por eso no las toca.
Y es curioso lo lejos que quedan las monjas de Chet...Ellas sólo lo ven desde su fila disciplinaria, porque se sienten sucias, oscuras y pecadoras como las chicas del club. Por eso no van a verle al Sunset. Por penitencia.
Y las chicas del club, que si tocan a Chet,no creen que este pueda acercarse lo suficiente para ver su fondo dulce, suave y santo, y por eso aceptan que él las toque sin cuidado, aunque estén tan cerca.

Joder con los humanos. Cuanto más nos acerca el querer tocarnos más nos aleja el pensarnos.

Muasssss

abril 06, 2006 11:28 a. m.  
Blogger slesnor said...

Juankar... procuro no pensar demasiado ;P he leído un par de veces tu comentario, me has pillado in fraganti dándole vueltas a esta "cosa tan sencilla" del deseo y de la vida... ains.

Muaka....

abril 06, 2006 12:18 p. m.  
Anonymous Juana la Loca said...

Qué bueno que Telefónica no desconectara tus palabras por impago.

abril 06, 2006 12:25 p. m.  
Blogger jerjes said...

Muy bien escrito, y muy chula la historia, como siempre....pero no dejaré de darte la brasa con esto....pueden ser relatos cortos, pero de un todo mayor...q lleve a algún sitio.


Un beso!

abril 06, 2006 12:57 p. m.  
Blogger Perdido said...

"La piel de novicia es dulce y suave" .. también me encantaría morder una teta de novicia con ganas. Me has despertado un fetichismo que tenía por ahí guardado.

¡ups!Lo siento... será la primavera.

abril 06, 2006 2:40 p. m.  
Blogger Gata Chata said...

Hola, S. En cuanto a la extensión a mí me parece la justa. De hecho, te leo por eso entre otras cosas (y porque me encanta lo que escribes, sobre todo). Y creo que es un arte poder describir en pocas palabras una historia como esta. Ya sabes, lo bueno si breve...

Y es cierto, el comentario de Juankar hace pensar. Y es que en esta vida no hay nadie santo e inmaculado. Y Dios nos libre de la santidad.

Un abracito.

abril 06, 2006 4:06 p. m.  
Blogger slesnor said...

juana la loca... no lo consentiré; ni telefónica, ni leches.... un cafelito?, gracias por la visita. Un abrazo

soyelviento... tomo nota de nuevo, sigo pensando que el relato corto es ideal para un blog. ;P bicos e apertas testarudos.

perdido...mmmm, lo he conseguido?. un besico ejejjejeeje

Gata chata... agradezco tu observación sobre la extensión del texto. En cuanto a los comentaristas... qué decir, sois un lujo. ;) Besos.

abril 06, 2006 4:15 p. m.  
Anonymous Acéfalo said...

Pues yo creo que el bueno de Chet, al menos en sus últimos tiempos, sólo tocaba (y a duras penas) la trompeta. Eso sí, sonaba a ángel; del infierno, pero ángel.

Me encanta que te encante Chet. Para mí el mejor. Curiosidad (si conoces incluso la marca Bach, sabes más de lo que cuentas) ¿quién es para tí el primero...¿Miles?

Una suerte encontrar este blog.

Saludos musicales.

abril 08, 2006 1:04 p. m.  
Blogger slesnor said...

acéfalo... no puedo decidir entre Miles o Chet, como tampoco entre Coltrane o Redman... en casa tengo una travesera buffet, mi pequeña frustración jejejeje. Gracias por la visita.

Saludos "jazzísticos".

abril 10, 2006 11:23 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Super color scheme, I like it! Good job. Go on.
»

mayo 18, 2006 8:04 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home