14 marzo 2006

Cuestión de Talento.


En un viaje de Viena a su Alemania natal, Johann Georg comparte departamento de ferrocarril con Unica Zürmm; sería el año 1808.

Esta extraña coincidencia y la charla que se mantuvo durante el trayecto darían lugar a uno de los acontecimientos más importantes en la Europa del XIX.

Unica Zürmm, primógenita del famoso explorador Friedrich Zürmm, regresaba de su último viaje a China. Había partido del Magreb en un intento de emular la ruta mítica de rey Aladino. Sus descubrimientos la traían de vuelta a Alemania, escribía un ensayo sobre el Imperio Manchú; un trabajo ambicioso que requería de talento. Además, aprovechaba para conseguir adormidera pura, muy eficaz en los casos extremos de migraña como el suyo.
Johann Georg escuchaba ensimismado. Tras dos años de intentos fallidos en la promoción de su nuevo invento, la "frankfurter", se encontraba arruinado y sin ánimos.

Al atardecer Unica compartía su licor de flores y Johann sus decepciones; finalmente salieron las risas etílicas por las curiosas telas orientales, las lámparas de aceite y las pipas de opio. Se hizo la noche y durmieron.

Es curiosa la forma que tiene Fortuna de truncar los destinos. Del intercambio de adioses y regalos en la estación de Frankfurt, ambos obtuvieron su extraña recompensa. Unica recibió el enorme talento que lanzó a las más altas cimas comerciales el invento de Johann, era capaz de almacenar más de siete "frankfurter" en su vagina.

La salchica se convirtió en el alimento estrella de la época y Unica alcanzó el tao.



Powered by Castpost

14 Comments:

Anonymous Juana la Loca said...

jajja, (perversa y sorprendente Slesnor). Bravoo, clap, clap... siempre me han gustado las historias con un final feliz. ;)

marzo 14, 2006 2:05 p. m.  
Blogger Migae said...

Sorprendente, siempre.Un beso, wapa.

marzo 14, 2006 3:07 p. m.  
Blogger coco said...

jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajja.

Única eres tú.

Petons i arrumacus.

marzo 14, 2006 11:21 p. m.  
Blogger slesnor said...

Gracias a tod@s; creo que mañana corrijo el texto (espero que no se noten mucho las gambadas que he metío)....juasjuas: tengo que dejar el thc.


Bicos e apertas (insomnes).

marzo 15, 2006 12:14 a. m.  
Blogger Perdido said...

Genial. Divertídísimo final.

Besos.

marzo 15, 2006 11:45 a. m.  
Blogger Labyrinzos said...

Coño, Slesnor (entienda que es una interjección y no un mote de mal gusto) le debo la primera sonrisa del día.
Qué gusto lector.

marzo 15, 2006 12:17 p. m.  
Blogger sonrisa said...

Aprender y reir; ¡que gustazo!!

marzo 15, 2006 12:38 p. m.  
Blogger slesnor said...

Correcciones hechas comento que debemos la salchicha a Johann Georg, que la comercializó en 1806; año en que circulaba el primer "ferrocarril" tirado por caballos en Gales.

Ahí queda eso... jejejeje..

Gracias por las risas... cuantas más mejor.


Bicos e apertas.

marzo 15, 2006 4:48 p. m.  
Blogger Juankar said...

Coño con el talento!!
Y esta noche para cenar un par de huevos...y lo que haya en el almacén de Unica.

Slesnor!!!! eres requetebuena.

Muackassss

marzo 15, 2006 5:52 p. m.  
Blogger pedro finch_ said...

Jejeje, me gusta como juegas con nosotros, enganchados lectores ;-)

Besillos

marzo 16, 2006 12:39 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

La historia como siempre, cautiva, tal vez como tu adiccion al THC. Podre vivir sin ti algun dia?

marzo 17, 2006 2:48 a. m.  
Blogger slesnor said...

Juankar: dime: calle y número que voy. Bicos.

Pedro_fichn: me gusta el póker..... cuando kierAS JUGAMOS.

anónimo........ el Thc es lo ke tiene... podrás vivir sin mí. Seguro. Te reto al futbobín.

marzo 17, 2006 5:10 a. m.  
Blogger Julio Suárez Anturi said...

Ha lugar la precisión de las salchichas.

marzo 17, 2006 8:28 p. m.  
Blogger slesnor said...

Julio es un buen lugar para las salchichas.... ains!; que me pierdo!

Saludos

marzo 18, 2006 4:17 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home