17 enero 2006

Tecla


Tecla tiene una humana preciosa; comparten casa, gustos y secretos; no se juzgan y se quieren, se hacen compañía.
Todos los días salen a pasear; cuando llueve el paseo es corto: mientras que Tecla se resguarda la humana se escapa y corre bajo la lluvia, así que recibe un cariñoso zarpazo, la engancha con su boca por el cuello y sólo la suelta cuando, desde el camino, ve la puerta de casa.
Últimamente, Tecla ha notado que la pequeña sufre de nostalgia: se sienta en el alféizar de la ventana y escudriña el horizonte como si esperase algo, o a alguien; además, ya no emite esos sonidos tan divertidos, abriendo la boca mientras se retuerce de gusto cuando la roza con el rabo; come poco y duerme menos.
Tecla ha pensado en buscarle un cachorro humano; con pedigree, que sea dócil y audaz, un cachorro que dé la talla y la trate bien.
Quizás no sea esta la solución pero es la única que se le ocurre. No sabe que el corazón se rompe por múltiples razones y que la nostalgia es , más bien, una herida en el alma.

15 Comments:

Blogger Lechuga Carnívora said...

Vaya putada de bicho... un nombre horrible, un mocoso que piensa en el poyete de la puta ventana, joder, sólo falta la abuela, una tortuga de las Galápagos que se llame Humberta y juegue al mus.

enero 17, 2006 2:03 p. m.  
Blogger slesnor said...

Vale... es un a mierda de post, pero las mierdas también tienen derecho a la vida así que apunto la idea de la abuela, la tortuga y el mus.
Te agradezco que me devuelvas a la realidad, tu ayuda es inestimable.

bicos e apertas.

enero 17, 2006 4:07 p. m.  
Blogger Rubbens said...

Ni puto caso; lechu es crítico literario. Quiero decir, que no lo tomes a lo literal sino como una crítica constructiva.

Verás qué bien. ¿Tecla se siente culpable?

enero 17, 2006 5:08 p. m.  
Blogger slesnor said...

jejeje... Rubbens no te preocupes, tengo el sentido de la ironía muy desarrollado; además me gusta el humor negro de Lechu.

Tecla es mi perra y ayer el quitaron un quiste,(nada grave, eh!) y me salió este post. La verdad es que estaba nerviosa por ella. ;P

Por cierto ya me bajé Lonely Day...jeje, está bien (tengo el album en archivos). Recomiendo: La Sociedad es la Culpable de Siniestro Total.

Bicos e apertas

enero 17, 2006 5:53 p. m.  
Blogger Rubbens said...

Por supuesto, la sociedad. Yo, nunca. jajajaja.

Bicos e apertas.

enero 17, 2006 6:42 p. m.  
Blogger Gata Chata said...

He estado leyendo algunas cosas tuyas y creo que escribes muy bien. Un estilo diferente que me atrapa.

Enhorabuena.

enero 17, 2006 10:23 p. m.  
Blogger coco said...

Un día Tecla aprenderá que para remendar el corazón y componer el alma lo que hay que hacer es precisamente lo contrario: aprender a vivir sin los cachorros humanos.

enero 17, 2006 11:32 p. m.  
Blogger Julio Suárez Anturi said...

Tecla se humanizó al contagiarse de nostalgia.

enero 18, 2006 12:53 a. m.  
Blogger gusgo said...

Que tenga cuidado Tecla, pues se ha demostrado que los cachorros humanos tienen una curiosa tendencia a simular, y cuando se descuida el amo, le dan golpe de estado y toman el poder.

Saludos, Sles!

enero 18, 2006 2:40 a. m.  
Blogger slesnor said...

(inciso para cagarme en los troyanos, virus varios y espías de los cojones)....

enero 18, 2006 12:43 p. m.  
Blogger slesnor said...

Gata Chata me ha gustado tu blog, por allí nos vemos ;)

Coco, siempre tan perspicaz..., revelador.

Julio ... Gusgo, Tecla os agradece el comentario.

Me alegra saber que sigue existiendo la empatía. Gracias a todos.

Bicos e apertas

enero 18, 2006 12:46 p. m.  
Blogger Lechuga Carnívora said...

Coño Gusgo, eres un puto virus, eh? Estás en todas partes, hijoputa.

enero 18, 2006 10:32 p. m.  
Blogger Perdido said...

Y a todo esto ...¿dónde busca Tecla los cahorros humanos con pedigree , que den la talla y traten bien?. Lo tiene complicado.

A mi perrete con un rato de juego se le quita todas las nostalgias y si no ... me lo llevo a la playa. Mano de santo.

Quizás sea más fácil conocer y querer a tus mascotas que intentar comprenderlas. ¿no?

enero 19, 2006 9:13 a. m.  
Blogger slesnor said...

Si me atengo a mis creencias feministas no existe un "cachorro" que reúna los requisitos, si me guió por mis principios (estos son, sí no te gustan puedo cambiarlos; Groucho Marx), me gustan todos.

Gracias por la visita Perdido.

bicos e apertas.

enero 19, 2006 1:08 p. m.  
Blogger pedro finch_ said...

Hey!
Yo tb tuve una perrita, Yuli se llamaba.
Se ocupaba y preocupaba de nosotros cuando estábamos enfermos o cuando estábamos tristes, pero por lo general nos daba bastante libertad.
Yo diría que le gustaba controlarlo todo sin que se notara, sin que nos dieramos cuenta de que era ella la que nos cuidaba a nosotros.
Y si alguna vez estuvo nostálgica lo disimulaba para no entristecernos.

(siento la cursilidad, pero ha sido leer el post y acordarme de ella)

Besillos!

febrero 14, 2006 5:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home